Friday, November 28, 2008

Musica para reirse

Viernes otra vez! Aprovecho para compartir con ustedes un video mortal que refloto Ernie a raiz de este comentario. Y les dejo tambien su mensaje, que despues de todo, Ernie de esto sabe bastante.

"Un mundo en el que Sandro es mas grande que Elvis..." Unlikely, very unlikely... Es virtualmente imposible, porque Sandro arrancó a principios de los `60, IMITANDO a Elvis y a Tom Jones, algo aceptado públicamente por Roberto (Sanchez). Cuando vean bailar a Sandro, verán una mezcla de Elvis con Tom Jones. Sandro no pudo haber sido más grande que Elvis, porque tanto él como Jones eran sus referentes. Es más, Sandro se vestía más al estilo Tom Jones que al de Elvis. Por otro lado, quizá por su consumo de cigarrillos, Roberto nunca llegó a tener la amplitud de registro vocal de Elvis y menos la de Tom Jones. Y ojo, con esto no quiero decir que Sandro sea menos que Elvis o Tom, sino que su estilo es un producto surgido de ellos.

A mover el esqueleto! Ahora tengo a mi hija pidiendo "amigo puma" a los gritos y bailando. Mi marido acota que seguro que nuestras madres decian que les gustaba Sandro, pero solo porque cantaba bien ;-) A ver quien se le anima!

Sunday, November 23, 2008

Como el mostro del Lago Ness


Hay gente que dice que nunca existio, que son imaginaciones mias. Que no habia ningun chocolatin que te permitiera tener todos los animalitos, y ademas, fuera el chocolatin mas rico, para chicos y de Noel. Venia con bizcocho y a los chicos nos encantaba.

El jingle decia asi:

Con Chocolandia podes tener todos los animalitos
y el chocolatin mas rico, para chicos y de Noel.
Chocolandia con bizcocho, Chocolandia
A los chicos les encanta, Chocolandia
Chocolandia con bizcocho, Chocolandia
A los chicos les encanta, Chocolandia

El Chocolandia venia envuelto en papel metalizado verde, con los markings de Noel, y el envoltorio exterior era blanco, decia Chocolandia en letras bobas (como que no sabes lo que son las letras bobas? - tengo que poner un posting sobre Agenda Basica) tenia un animalito, of course, y a veces traia algun jueguito en la parte de atras.

Llevo anios tratando de convencer a los incredulos de la existencia del Chocolandia. Si alguno se acuerda de el, si a alguno le quedo un papelito de muestra o lo encuentra en Internet, no lo sube y me ayuda? Mi amigo Damian nos lo va a agradecer.

Friday, November 21, 2008

Date un respiro, ponete musica

Hace un par de postings, Pepa puso un comentario sobre el rock nacional que se escuchaba por alla, a principios de los '80.

Hoy te llevo un poco mas alla en el tiempo, al rock nacional de los '70. Seguro que las escuchaste mil veces, seguro que te sabes las letras de algunas. Y seguro que no bien decias "que sabias tocar la guitarra" la gente te pedia "Rasguna las piedras".

Si todo esto te suena, pone play. Y si estas en el trabajo, primero baja el volumen!

Monday, November 17, 2008

No hay yerba, que hacemos?


Auxiliooo! Auxiliooo! A ver si alguien me puede explicar. Desde cuando el mate cocido ha dejado de ser una simple infusion de yerba para convertirse en Starbucks wannabe?

Estoy, no diria sin palabras, diria que estoy con muchas palabras, y NINGUNA es buena.

Mi amor por el mate cocido es publico y sabido, asi que tenemos en casa una copiosa coleccion de cajas de mate cocido en saquitos, que mis amigos saben traer cuando vienen de visita.

Ya contamos que aca nada de dulce de leche, ni alfajores con nombres de capitales caribenas. Aca lo que importa es la cajita de mate cocido en saquitos, marca Taragui y podes quedarte en casa todo lo que quieras.

Tengo en la alacena, exactamente tres cajas de Taragui de 50 saquitos y una de 100, que me trajo un amiga previsora. (Gracias, cuando volves? Se me estan acabando…)

Hasta por las noches, y pese a que no me agarrarias ni loca tomando café por eso de que uno no duerme, me tomo mi tacita y a la camita. Algo en mi cabeza dice que si creciste tomando mate, el cerebro esta canchero, el cuerpo esta inmunizado y la mateina no te hace efecto. Bueno, casi.

Asi que el mate cocido convive en mi vida con el café en cada esquina, pero esta claro quien se queda con mis favores.

La rutina es mas o menos asi. Pongo la pava electrica y en cuestion de segundos tengo el agua lista. Estiro la mano, saco la cajita, meto los dedos casi sin mirar, y voila! Saquito ensobrado.

Y hoy cuando estire la mano, toque algo distinto. No el conocido sobrecito de papel, un poco aspero pero siempre amigo, sino un caso de bolsita de papel onda Carefree unidad individual, con unos colores ajenos.

A ver, el sobrecito de mate cocido, ya lo dijo el Martin Fierro, ha de ser blanco y verde, con toques de amarillo y letras en rojo.

Que es esto de bordes rosa frambuesa o naranja y tipografia de feria hippie, donde proclaman sin pudor alguno, obscenidades como "Frutilla y Vainilla" o "Naranja y Mandarina".

Si yo quisiera comer un caramelo relleno de Stani, sabor frutillas con crema, y a la vez tomar mate cocido, pues eso haria.

La leyenda de que estos atentados contra la yerba mate pertenecen a la categoria "Frutas y Especias" me hace sospechar que debe haber mas categorias en el mercado, o mas en ciernes, listas para atacar. Que tal categoria "Asado con cuero", que incluirira Mate Cocido Chinchulin y Molleja, o por que no categoria "Minutas" con la variedad "Sale con fritas".

Seniores, que escandalo. Mate en bombilla con rodajita de limon, pase. Con cucharadita de café y azucar, bueh ta bien. Mate cocido con leche… mmmmhhh ya vamos mal. Mate cocido con veleidades de Venti?

What's next? Mattepucino Chai, double caramel shot? Por favor! Como diria la mama de Mafalda: sunescandalounabuso!

Eso se toma? Se vende? A ver, quien me lo puede explicar?

Y solo para que quede claro, en esta casa, las innovaciones se hacen en otro plano. Si venis con mate cocido saborizado, trae plata para el hotel.

Thursday, November 13, 2008

El dia que el amor me pesco en bombachas


Por unas bombachas de campo, yo hago practicamente cualquier cosa. Debo confesar que hasta de enamorarme soy capaz y no les mentiria.

Asi fue, nomas. En una ocasion, el toque campero me pesco desprevenida y patapufete! Debemos de decir, que el sujeto que las llevaba era adorable y que su look gringo contrastaba grandemente con la evocacion telurica. Asi que ahi nomas me enamore de el, y de sus bombachas.

Y esto viene a cuento de que mi amiga Emily y mi amigo Damian, me pasaron esta nota que encontraron en La Nacion, que propone entre otras cosas, que hubiera ocurrido con la globalizacion si Argentina fuera una gran potencia y habla de un mundo donde Sandro es mas grande que Elvis, los chicos usan Flecha y las bombachas de campo reemplazan al jean.

Siendo publico mi amor por las Pampero, me hace sonreir el comentario sobre su honestidad de marca - "no pretende ser mas de lo que realmente vende" - y la conexion emocional con sus productos.

Y ya que de conexiones emocionales se trata, en un mundo asi yo habria de apuntarme un poroto.

Porque no solo me se la letra del Rosa Rosa, sino que no les mentiria si dijera que yo tenia las Pampero bien puestas aquel dia en que el amor me pesco en bombachas.

Para leer tomandose una Pritty

Sunday, November 9, 2008

LOS POCKETERS! LOS POCKETERS!


Asi. Con gritos desmesurados. Con alaridos excitados, esos mismos que son raros en mi. Con el asombro y el candor que solo se reserva para la naturaleza (si, eso incluye mirar hormigas y oler pedazos de hojitas) y los animales (si, todos ellos).

Los Poooocketerrrsss!!! Esas cajitas de Top Toys, de plastico de colores, a veces con bolitas de metal, que exigian nivel de dexteridad variable y cabian, como era de esperar, en un bolsillo. Los Pooocketerrrrs!!

Y resulta, que los Pocketers no eran "los pocketers" y que yo pase casi 30 anios de mi vida en el error. Y por mucho que buscaba, un pequenio error tipografico en mi recuerdo me impedia cerrar esta brecha que ni Nintendo, ni Play Station ni Bowling Sacoa podrian salvar. Bowling Sacoa? Que fue de Bowling Sacoa? Y Juegos Plaza? Ustedes... se acuerdan?

Pero volviendo a los Pocketers, resulta que los muy condenados no eran pocketers sino "POCKETEERS". Asi nomas. Con una simple doble "e".

Al estilo de "Colgate", "Yilet" y "Firestone" vivian en mi recuerdo con esa pronunciacion tan argentina que supimos conseguir. Coronados y todo eso por supuesto, pero irremediablemente perdidos. Si claro, en Mercado Libre se encuentran y miro las figuritas en DeRemate.com.ar, pero yo vivo aqui no alla y mis chances de hacerme de un par de "genuinos pocketers de coleccion entrego solo a capital" son pocas.

Ahi estaba yo mirando las figuritas y pensando ese yo lo teniiia, ese yo lo teniiiaaa (y era un embole, la verdad sea dicha) cuando repare en la cajita de carton. (Como me gustaba la cajita! A alguien mas le gustaba la cajita?)

Y alli nomas, en un momento de claridad, me di cuenta de que el nombre nunca fue "poqueter" sino "poquetier". Silencio azorado. Pocketeer! Dos segundos mas tarde y con el recuerdo rebautizado, Google pone a mis pies un nuevo mundo de posibilidades.

Como dicen por aca, the sky's the limit y ya se sabe que yo no le hago asco a e-bay ni al pasado que llega por correo. To be continued...

Monday, November 3, 2008

Alguien dijo Little Stone?


Cuando lo vi en los comentarios del posting anterior, no lo pude resistir. Asi que aca esta la que suscribe luciendo el enterito Little Stone que alguien mas supo conseguir… Y digo “supo conseguir” porque en algunos hogares, eso era todo un logro.

Los consabidos enteritos venian en ese azul milrayas con las rayitas blancas tan late ‘70s y creo tambien en colores solidos como azul marino (y tambien celeste y rojo. Alguien se acuerda?) con el claro logo de Little Stone rectangular. Se podian usar con las Topper rojas o negras ( oi oi oi, eso ya hubiera sido too much para mi madre) y coexistieron con las remeras con apliques abrillantados que se anudaban a la cadera y la colita de caballo hacia el costado.

Resulta que en mi casa, los Little Stone no estaban bien vistos. Yo todavia era muy chica para esas cosas, decia mi madre mientras me enchufaba el riguroso vestidito con ruedo debajo de la rodilla, las medias tres cuartos y los zapatos blancos.

Pero en un mitico verano en Lobos, consegui ponerme uno, y aunque mas no sea por unos minutos, yo tambien fui una chica Stone.

Mi amiga Sandra, que es tres segundos mas grande que yo, se habia conseguido un par. No me queda claro si se habia llegado solita hasta el local de Little Stone allende los mares de mi barrio o si consiguio que la mama finalmente diera el si, pero la cosa es que alli estaba. Con todos los detalles del jardinero carpintero y acompaniado de sandalias de taco alto (!) al mejor estilo Disco.

Creo que ese verano, el jardinero Little Stone fue simbolo de muchas cosas. La mas significativa, tal vez, es que sirvio para cimentar una amistad entre dos pre-adolescentes con ideas similares (y padres similosos) que tenian un fuerte amor por la libertad y una mirada critica ante las reglas.

Con dos estilos diferentes y un pensamiento comun, todavia hoy somos amigas y compartimos ese espacio magico, entre adulto y adolescente, que empezamos a construir ese verano. Y tal como entonces, aunque ya sin enterito, seguimos pensando con autonomia, casi, casi sin que nuestros padres se den cuenta y con la misma picardia.

San, te quiero mucho. Esto siempre ha sido una maravilla. Gracias por prestarme el enterito.

Sunday, November 2, 2008

¿Te acordás de las Pampero?

Azules, blancas y hasta amarillas, luego de pasar por anilina Colibrí en color maiz furioso. Yo adoraba mis Pampero. Es más, yo adoro mis Pampero aunque ya no las tenga y hayan quedado en el pasado.

De las cosas que extraño de Buenos Aires, debería decir que las Pampero figuran bien alto en la lista, allí nomás cerca del mate cocido y el Choc Choc. Con gusto te cambiaría un frasco de dulce de leche por un buen par de Pamperos.

A mi me gustaban las "redonditas" y tenía varios pares. También tenía un par de las "cuadraditas" en color azul, pero pintadas a mano con arco iris y nubes que conseguí en una "Feria Americana" de la calle Laprida.

Durante una época, por los '80, se pusieron de moda y eran el calzado de rigor de los jóvenes elegantes. Eso antes de que nos sumergiera la moda de las alpargatas de yute o de que Topper lanzara una versión más refinada de las Pampero, de la que debo confesar tuve un par en gris, pero a las que siempre miré con desconfianza.

Los chicos usaban las Pampero con los pantalones de jean de botamanga amplia a los que se les agregaba un triangulo de tela de florcitas o de otro color de jean. Las chicas las usábamos con zoquetes o con la mini de jean de rigor, Calvin Klein con logo redondeado, de ser posible.

Las Pamperos viven en mi recuerdo con Seru Giran, Leon Gieco, Raul Porchetto, Piero y otros como Los Helicopteros o Sweater. Mientras, el rock nacional tenía un resurgimiento y Radio del Plata empezaba a mezclar cada vez más a Nito Mestre o Vivencia con "la música en inglés".

Pero este blog, no haría suficiente honor a las Pampero, si no mencionara también a las Flecha. Nunca me gustaron las típicas blancas del vivo rojo y la puntera acanalada, pero tuve varios pares de las Flecha tipo Pampero, "las Flechita", creo que en blanco, azul y rosa. Por ahí leí que Alpargatas iba a fabricar ambos modelos de nuevo.

Una pena que a mi sólo me quede el recuerdo, y mientras me ato las Gola, me pregunto, entonces, ¿vos te acordás de las Pampero?

40 para atras



Esto surgio un poco asi. Este anio cumpli 40 anios y por alguna razon, la idea de que somos el resultado de una serie de encuentros fortuitos, de momentos compartidos, ha ido cobrando forma y devino en este blog, que no es otra cosa que retazos hilados, muchas veces por canciones y mis recuerdos de ustedes, los que tocaron mi vida y a los que llevo conmigo. Algunos se sorprenderan de encontrarse aqui, otros se sorprenderan de encontrar a amigos que creian perdidos.

Como en six degrees of separation, se me ocurrio ir hilando nuestros recuerdos en el eter, uno por vez y con su ayuda, quizas en un intento de viajar en el tiempo y recuperar los afectos que me acompanaron en el camino y darle un abrazo a los chicos que eramos, desde los grandes que somos.