Sunday, January 31, 2010

Son todos naturales y divinos y geniales

Hoy me estaba lavando la cabeza, cuando al abrir el frasco, me llegó el inconfundible olor del shampoo Agree.

¡Agree! Esto huele a Agree, pensé. Qué rico olía el Agree. Y con eso, mi cabeza hizo un recorrido por otros shampúes de mi adolescencia y los slogans que los acompañaban.

El Agree, era de color verde, para cabellos normales, y tenía una versión amarillo naranjosa, imagino que para pelo graso. En esas épocas, a mí no me preocupaba para qué tipo de cabello era el shampoo y ni siquiera cómo te dejaba el pelo. Lo único importante era que oliera bien.

En ese tren, el que más me gustaba era el shampoo Swing, ese que venía en una botella verde gordita, de forma redondeada y olía como los dioses. Además, el aroma perduraba.

Cada tanto, aparecía en mi casa el Flex, de Revlon, que tenía y tiene un olor agradable y particular, pero no podía competir ni de casualidad con el Swing o el Agree.

A veces, cambiaba y volvía al shampoo Johnson's para niños, en la idea de que te dejaba el pelo sedoso, o el Herbal Essence de Clairol, pero no había nada que hacerle. Olían rico pero no llegabas ni a salir del baño que ya se había evaporado.

Vagos recuerdos de mi infancia me traen ecos de shampoo DOP. Como una botella con líquido amarillo y logo en blanco, que compraba mi papá. Pero eso fue antes de que el shampoo cobrara importancia en mi vida.

Como yo soy una niña y mi papá era pelado, desconozco las preferencias de shampoo masculinas de la época y agradecería sus comentarios. Intenté zanjar el hueco preguntándole a mi marido y los dos concluimos casi al unísono que no hay forma de qué él recuerde qué shampoo usaba o a qué olía el pelo de sus amigos.

Hubo otros shampúes en mi vida cuyos aromas no recuerdo. A falta de memoria olfativa, me dejaron en la cabeza sus slogans: Agua de lluvia, Sedal. Soltate, con Wellapon, soltate, soltate el pelo con Wellapon...

¿El mejor? Shampoo Roby, Roby es tu mejor shampoo, con las Trillizas de Oro. Ligerito y de memoria:

Ingenua o mujer fatal, no podés tener el pelo mal
Por eso, lo bueno es, usar siempre el mejor shampoo
Con los shampúes Roby, vos podés tener siempre, siempre el pelo OK
Y vos podés elegir, son todos naturales y divinos y genialeeees!
Roby, Roby es tu mejor shampoo

Saturday, January 16, 2010

La Cíndor, qué inmundicia

A mí que me la cuenten. Que si fresquita en el verano, que si calentita... NADA. La Cíndor es, era, será y si no existiera sería siempre una inmundicia. Desde el principio de los tiempos y por los siglos de los siglos, ocupará un lugar en el panteón de las inmundicias de mi infancia, justo al lado del Topolín y otros artículos símil comida de los que ya me iré encargando.

De sólo pensar en su color marrón lechoso, igualito al agua que quedaba en el vasito de revolver el pincel con témperas, el residuo que se aposentaba en el fondo o la botella de vidrio, gorda y fofa me dan ganas de ahogar mis penas en un mix infame de Toddy con Zucoa.

Por ahí he descubierto que muchos de mis amigos tomaban Cíndor y les gustaba. Y lejos de avergonzarse, lo proclaman a los cuatro vientos.

Algunos dicen que en verano la Cíndor era lo más. Otro recuerda con cariño que cuando estaba fresco no había nada como que el mozo del bar te la calentara en la máquina de no sé qué y te la trajera a la mesa. Sí claro, y seguro que te miraba con amor y te dedicaba la chapita. No, no, no. Es demasiado.

Si mi mamá me llevaba a una confitería, yo pedía obedientemente lo que todo niño sensato debía pedir en un confitería de grandes mientras los adultos tomaban el café de grandes: un tostado de jamón y queso y un Delifrú. Delifrú de durazno o de pera. Néctar de frutas, señores, nada de vómito de chocolate con chapita.

Y la chapita es otra. La chapita era para las botellas de cerveza, de gaseosa o de jugo Minerva. ¿Dónde se ha visto un símil Vascolet con chapita? Por favor. Las chapitas y las bebidas lácteas no se mezclan.

Debo decir que me tomé la molestia de hacer una encuesta informal y he de ser de los pocos niños que vieron la luz y renegaron de la Cíndor. Hay decenas de grupos en Facebook que apoyan a la Cíndor y la gente en muchos blogs habla de ella maravillas, en presente y en pasado, que si la sacudían, que si la batían, que si sabía mejor antes, que si toda Cíndor pasada fue mejor.

Un amigo, un innovador, dice que tomaba Cíndor con sandwich de milanesa a la salida de un cantobar. Lo que indica que no sólo era capaz de mezclar la Cíndor con cualquier cosa, sino que si salía de un cantobar es porque ya estaba grandecito, así que se ve que continuaba perpetrando la gran tropelía pese a sus años.

Ante mis encendidas muestras de asco, otro dice que, no, claro, la Cíndor - permítanme recordarles que hablamos de la leche chocolatada Cíndor - no tenía por qué tener gusto a chocolate sino que en realidad lo que tenía era "gusto a Cíndor" y eso es lo que se esperaba. Una genialidad.

Imagino que mis expectativas de que supiera a chocolate eran muy descabelladas. Algo así como esperar que un Cepita de pomelo supiera a pomelo o un juguito Cipoletti tuviera gusto a, ¡oh!, ¡manzana! Un concepto novedoso.

Por ahí, otro amigo osó decir que, claro, como no me gusta la leche, no me gusta la Cíndor. No señor. La Cíndor no me gusta porque es, era y será siempre una porquería. Así que nada de "Mejor una Cíndor". Traeme un vaso de leche y una cuchara sopera y yo te tomo un Nesquik cualquier día.

Vos, andá, pedite una Cíndor. Y si te hace falta, acompañala con un Topolín.

Tuesday, January 12, 2010

La canción del verano

Allá por el hemisferio sur están pasando el verano. Algunos se quejan del calor, otros del viento y el frío. Estés donde estés, ¿querés bailar? Imposible decirle que no a esta canción del verano.

El tema "Whisky à Go-Go", de 1984, es uno de los muchos éxitos del grupo brasileño Roupa Nova. Lo encuentran en el cuarto disco del grupo, que también incluía Chuva De Prata, canción popularizada por Gal Costa.

"Whisky à Go-Go"nos tuvo bailando con ganas y seguramente recordarán el estribillo. Yo me acordé hace unos días, cuando en un intento de que mi hijita opte por la danza moderna en lugar del ballet, le pregunté si quería bailar.

Desde entonces la estoy cantando y ahora tengo la gentileza de plantárselas en la cabeza a ustedes. De nada.

Yo preguntaba do you wanna dance? Después del video está la letra completa.



Whisky à Go-Go (Roupa Nova)

Foi numa festa, gelo e cuba libre
E na vitrola Whisky a Go Go
À meia luz o som do Johnny Rivers
Aquele tempo que você sonhou

Senti na pele a tua energia
Quando peguei de leve a tua mão
A noite inteira passa num segundo
O tempo voa mais do que a canção

Quase no fim da festa
Num beijo, então, você se rendeu
Na minha fantasia
O mundo era você e eu

Eu perguntava, do you wanna dance?
E te abraçava, do you wanna dance?
Lembrar você
Um sonho a mais não faz mal

Monday, January 4, 2010

20/10

Después de Sui Generis, después de Los Desconocidos de Siempre, Nito Mestre inició su carrera solista con un disco que recuperé hace poco y que recordé con una sonrisa al comenzar el nuevo año.

Era 1981, yo estaba en primer año del secundario, y en una disquería de la Avenida Santa Fe, conseguí 20/10.

Siempre me llamó la atención el nombre del disco, recién ahora lo asocié con un año 2010, que entonces estaba muy lejos y que sería este.

En una entrevista con la revista Pelo en abril de 1981, Nito explicaba a qué venía el 20/10. Resulta que eran los últimos cuatro dígitos del teléfono de su casa (Eureka!), pero aclaraba que no era para que lo llamaran.

De ese disco, que siempre me pareció una joyita, me quedó grabada a fuego "Afuera de la ciudad", cuya autoría es de Charly García. Pero muchos de los temas fueron hits y para el 82, con el resurgimiento del Rock Nacional con la guerra de Malvinas, sonaban en la radio hasta el cansancio.

"Hoy tiré viejas hojas", "Espero siempre por vos", "Distinto tiempo", "Enero va". El disco fue disco de oro y tuvo como músicos invitados a Charly García, y también David Lebón, Pedro Aznar, el "Mono" Fontana, Rubén Rada.

Hace poco, a raíz del lanzamiento de su nuevo disco "Flores de Nashville", Nito comentó que le gustaría hacer un show conmemorativo para el aniversario de 20/10 y reunir a músicos amigos para celebrar.

Según su página de MySpace, la cita sería el 12 de agosto en el Teatro Ateneo de Buenos Aires.

¿Por qué no?, pensé yo. Ya lo hizo El Flaco y fue una fiesta. Yo me la perdí, como todos sabemos, pero acompaño desde lejos.***

En todo caso, comienza el año 2010 y acá estoy escuchando el disco, ya sin uniforme ni jumper del colegio. Con el tiempo, yo me fui nomás afuera de la ciudad, pero hay ciertas cosas que vienen con uno.

Ahora sí: Feliz 2010, sin barras, sin signos de puntuación, sin características, ni teléfono de disco. Feliz 2010, chicos, feliz año para todos.

*** Y Nito lo hizo nomás. Acá el relato de rock.com.ar