Tuesday, February 23, 2010

Indispensable para la dama y el caballero

Hace poco, cuando hablaba de los shampúes y sus aromas, algunos caballeros comentaron que ellos de eso mucho no sabían y que tal vez un DOP, quizás un Valet, pero que hasta allí llegaban. Entonces hoy, me voy a meter con las colonias de nuestra adolescencia. Las de ellos.

Para cuando los chicos se pusieron interesantes, ya hacía mucho que habían dejado de usar Pibes, Paco o Telerín y olían a cosas más varoniles como Colbert o McTaylor.

Los más sofisticados le afanaban el perfume al padre y recuerdo un amigo que tenía su propio Bogart y su Captain de Molyneux y sabía usarlos con éxito. Más tarde, llegaron Drakkar, Azzaro, Polo y Jazz o Fahrenheit.

Una vez le entregué el corazón a un señor que ese verano usaba Patrichs, una colonia fresca "para hombres que dejan huella". En la agenda de ese año, conservo una muestra gratis que repartían en la playa y que está intacta desde hace 25 años. No se me ha dado por abrirla para ver a qué olía ese verano, pero a veces estoy tentada.

Como muchos saben, yo tengo debilidad por los perfumes, no tanto por su condición de sensualidad y afeites sino por su capacidad de llevarme en el tiempo y recordar personas y momentos. Mis amigos saben que los reconozco por la calle, que siempre pregunto que tenés puesto y que te puedo decir más o menos en qué año salió uno u otro. ¿Lou Lou, de Cacharel? ¿Paris, de Yves Saint Laurent? ¿Poison, de Dior?

Es así que en los 80, recuerdo que había un par de colonias de varón populares, pero si hay que darle el título, sólo una se lleva la corona. La única, la inigualable... Pino Silvestre.

Esa misma. La de la botellita con forma de piña y tapa verde oscuro, la misma que quedaba pegada en suéteres y bufandas y que nos hacía acordar a ellos. En la jerga femenina, la llamábamos "pinito". Estaba todo dicho.

Pino Silvestre es una fragancia italiana, creada en 1955. Ahora que estamos más grandes, les cuento que, además de pino y amores, incorpora aromas de bergamota, lavanda y limón, sobre una base de madera, musk y ámbar.

Fuera como fuera, uno de los olores de mi adolescencia. ¿Y vos qué usabas?

Sunday, February 14, 2010

Chiquitita, dime por qué

Noooo. No me voy a meter con ABBA. O sí, pero no en ese sentido.

Siendo que no estoy totalmente libre de pecado y que a sabiendas de mi madre o no he bailado varios "Does Your Mother Know", prefiero abstenerme de comentarios sobre "Mamma Mia", "Voulez-Vous" y "I Have A Dream".

Sepan ustedes que mi canción favorita de ABBA es "Fernando", de 1976, que trata de un romanticismo distinto. Un romanticismo de camaradas.

Pero hoy los dejo con algo no tan conocido del grupo sueco, el tema "Our Last Summer", con su letra de nostalgias hippies y onda pre-Disco.

Para los que quieran rebuscar, la canción es del disco Super Trouper, de 1980, que además de "Super Trouper", traía los hits "The Winner Takes It All" y "Lay All Your Love On Me".

Todavía recuerdo nuestro último verano. Aprovechen los del hemisferio sur, que por acá arriba estamos tapados de nieve y c...s de frío.

Y de yapa, y si llegaste hasta aquí, un sabe tu madre, aunque parecés muy joven para andar buscando esa clase de diversión.