Tuesday, May 11, 2010

¿Banana? Para mí, menta y limón

Nos miramos una vez y supimos en seguida qué pasaba.

Roque, el extraño del pelo largo, se había abandonado en brazos de los 80 y se balanceaba peligrosamente entre la rockés y la grasada.

Luego de La Joven Guardia, Roque Narvaja se lanzó como solista e incursionó en la canción de protesta. Entre 1972 y 1976 sacó varios discos comprometidos con la realidad política y social latinoamericana, con canciones como "Camilo y Ernesto", "Octubre (mes de cambios)" o "Balada para Luis". Las nuevas temáticas no fueron del agrado de la dictadura militar que se instauró en Argentina en 1976, y en 1977 tuvo que dejar el país.

Fue así que recaló en España, donde a principios de los 80 contó con el espaldarazo de Miguel Ríos, quien con su versión de "Santa Lucía" lo convirtió en el Roque Narvaja de los españoles, ese que nosotros recuperamos un poco gracias a ellos.

Roque adoptó un estilo más melódico y, en vez de fumarse el tiempo en la cama, nos regaló con unos cuantos hits.

Cualquiera que haya encendido la radio en los 80, puede reflotar "Menta y Limón", ¿pero a ver, quién me sigue con esta? "mi cama sabe, todo lo que soy y puedo ser" o "ven vamos a conversar, vamos a darnos ganas de esperar la mañana". Que no todo es "Conociéndote" en este mundo.

Yo te canto sus canciones, te las cito y las escucho a menudo. Tengo a Roque acá mismo en la Mac y lo llevo en la iPod. Porque a mí no me da vergüenza confesar que le hago el aguante.

Tanto le hago el aguante, que en mi iPod no ha quedado relegado al territorio de los casi grasas. No señor, Roque convive con Baglietto, con Spinetta, con León. ¿Categoría? Rock Nacional. Y no discutamos más.

¿El tema que más me gusta? Uh... Es difícil decir. Frases sueltas de muchas de sus canciones me vienen a la mente. Pero de tener que elegir una sola, creo que me quedo con "Ni una palabra"."Una mañana de sol, la conoció de perfil... ".

Después de los 80 le perdí el rastro. Para mí, Roque quedó congelado en el tiempo de mi adolescencia. Establecimos entonces una relación de amor divertido (en el fondo yo creo que él no era el gran partido que querían para mí) pero lo adoro. A mis 40 años, Roque me sigue despertando una sonrisa.

¿Que quién era Roque Narvaja? Era uno que quería ser mayor, se enamoró de la prima, perdió la vista, le hacía de amante a Raquel, pese a que era de cartón, y le gustaba todo al natural. Si quieren saber en qué anda y escuchar sus temas, lo encuentran acá.

Los dejo con Roque y con unas palabras de Serrat en un prológo a su disco "Esponjas con vinagre", que vale la pena leer.

Ella quiere más. El quiere la paz. Juntos son los dos una eternidad.




PD: Yo sé que por aquí hay gente con gustos extraños, pero ¿alguna vez alguien se tomó un helado de menta y limón?

2 comments:

Anonymous said...

Ay Ceci que golpe de nostalgia!!!
Se me escapo un lagrimon...de verdad... es que yo tambien era de las que lo "bancaba" a Roque, con esa mezcla de rockero, groncho, melodico y romantico que me encantaba!!!!
Es que yo queria ser mayor... :)

Beso... y una vez mas gracias por este blog!

Chechi

Anonymous said...

Me encanta la voz de Roque Narvaja, compuso algunas canciones lindisimas como Mi Baldosita floja, Santa Lucia y Quien. Desde chiquita ame al Extraño de Pelo Largo y a La Joven Guardia.
Yo tambien quiero de Menta y Limón y no me da nada de verguenza decirlo
TV