Tuesday, August 31, 2010

¿Qué eran los Kesbun?

Mi marido es indefectiblemente cuatro años más chico que yo. Eso y algunas diferencias geográficas, se manifiestan en el recuerdo y consumo de golosinas de nuestra infancia.

Ayer, se apersonó y un poco amedrentado dijo: "¿Puedo preguntar? ¿Qué eran los Kesbun?"

Ante mi mirada de "no tuviste infancia" - sí que tuve, edita el periodista renegado - se ataja: "Me doy cuenta de que son una especie de galletitas, palito de queso, Palibun. ¿Se llamaban Palibun?", duda.

"Sí", dije. "Se llamaban Palibun. También había de Kellogg's. ¿Vos nunca comiste Kesbun?"

"No. ¿Qué son? ¿Como las Quesitas?" Nooo... grité por dentro. "Nooooo, como las Quesitas noooo". Ni las Rex, ni las Quesitas le llegaban ni a la bolsita a los Kesbun.

Resulta que hace unos días nos enteramos de la resurrección de los Kesbun. Entiendo que ya no son de Bun, me dicen que los hace Nabisco, y que son parte de una línea de productos llamados: Retro Snacks

Mis amigos en FB están "en shamas", diría una de ellas. Uno tiene Kesbun en su foto de perfil, ya hay grupos para sumarse al furor y manifestar vueso apoyo. Otra corrió a lo de los chinos a comprar unas cuantas bolsitas y una última confiesa haber vuelto a la infancia - de donde nunca salió. Otros se quejan de que en su barrio no se consiguen y piden manden containers. Parece que se venden en los kioskos y que en el centro, en Montevideo entre Marcelo T y Santa Fe, hay provisiones.

Yo, acá y a la lontananza, espero pacientemente hacer una peregrinación hasta Buenos Aires para reencontrarme con unos de mis alimentos favoritos de la infancia y adolescencia. Kesbun con "cocacola", Kesbun en cumpleaños, Kesbun a la salida de la escuela. Kesbun, eran lo más.

Entonces, ¿qué eran los Kesbun? No amorrrr, qué eran no. QUE SON. Los Kesbun volvieron a la vida.

¿Mi único comentario? Para ser verdaderamente retro, tendrían que haber conservado el envase tal cual. Verde y transparente con el borde rojo alrededor de la ventanita que te permitía ver los Kesbun y la tipografía original.

Otra cosa: Parece que el paquete nuevo dice: "Volvió lo mejor de los 80. Volvió Kesbun".

Se equivocan: Lo mejor de los 80, somos nosotros. Igual, ¡guárdenme un paquetito!

Sunday, August 8, 2010

No guardes rencores, Willow

Hace poco me encontré hablando con mi hija de rencores y amores, en términos adultos, profundos y sinceros. Yo tengo 41 años, ella casi 4.

¿El motivo? Una pequeña disputa por un chiche con su amiga Agata. Agata, pidió perdón y devolvió el chiche en conflicto. Willow, no conforme con la filosofía de la cosa - se lo habían arrebatado de las manos - exigía una investigación más minuciosa.

Yo la entendí. También llevo adentro ese amor por la verdad, por el saber, el averiguar y establecer que los hechos sean lo que fueron y que las palabras que los relatan sean fieles a ellos.

Pero también vi otra cosa. Willow y Agata se quieren. En su español gringo y su italiano alemanado, Willow y Agata construyen mundos mágicos, donde los globos son rosas y amarillos y la rayuela no tiene ni cielo ni tierra.

Muchas veces escuché a mis padres y a otros muchos, decir en torno a estas cosas: "Dejá, son cosas de chicos". "Ya se les va a pasar". Y no. Son cosas de chicos, pero las cosas de chicos un día se convierten en cosas de adultos.

Y ahí es cuando uno se da cuenta, que la cosa pasa por otro lado: Willow y Agata se quieren. Si ella es muy chica para darse cuenta, hay que ayudarla a identificar ese afecto y cuidarlo.

Muchos de nosotros, ya no tenemos papás o mamás alrededor que nos digan "sana sana" , "dejá son cosas de chicos, ya se les va a pasar", "lo hizo sin querer". Ahora nos tenemos los unos a los otros para cuidarnos y no olvidarnos que la cosa pasa por otro lado. Den todos los besos, todos los abrazos.

Como dice hoy mi estado de FB: "Hace poco le dije a mi hija: No guardes rencores Willow, la vida es corta. Den todos los besos, todos los abrazos. En el Día del Niño: Achiquitémosnos".

Que así sea