Monday, December 31, 2012

El primer año del resto de nuestras vidas

Se va acercando el fin de 2012 y me acordé de St. Elmo's Fire, una película más o menos olvidable, de 1985.

La peli no tiene otro mérito que ser de 1985, el año en el que terminé el colegio secundario y con eso, comenzó el resto de mi vida.


La conservo en mi archivo de memoria pegadita a Breakfast Club, una película que sí me encantó y recuerdo hasta hoy, más allá del hit de Simple Minds "Don't You (Forget About Me)", que inevitablemente canto en mi cabeza.


Pero decía que St. Elmo´s Fire no fue una película particularmente importante, salvo por un detalle. En Argentina y en otros países de habla hispana, se la conoció con el nombre de: "El primer año del resto de nuestras vidas".


No lo olvidé jamás. El título estaba tan lleno de promesa, lleno de lo que vendrá. Era una invitación a empezar la vida, de nuevo y cuantas veces hiciera falta. Y así fue. 


Brindemos por eso, por un 2013 lleno de promesa. El primer año del resto de nuestras vidas. Felicidades, chicos! 


Les dejo el tema de la película, que tampoco olvidé. A ver quién se lo acuerda.



Thursday, February 9, 2012

Se murió Spinetta

Eso. Ayer, se murió el Flaco Spinetta.

Pese a que me enteré ayer, creo que la ficha empezó a caerme hoy. Se murió Spinetta.

Algunos invocan al Capitán Beto, que ahí va por el espacio. Otros publicaron sus temas y recordaron fragmentos de sus letras.

Yo agradezco toda una vida de música y poesía. Agradezco ese encuentro de Bandas Eternas - que me perdí - pero muchos disfrutaron.

Esa, imagino, fue la gran despedida del Flaco. En esa oportunidad, lo recordé así:

Quedándome o yéndome
http://www.yoteconozcodeantes.com/2009/12/quedandome-o-yendome.html

Flaco, tus temas me ayudaron a pensar y fueron la poesía que no leí, me abrieron los ojos de interés y de asombro, despertaron mi sensibilidad y mis preguntas.

Salud, Flaco. Será que la canción llegó hasta el sol.

Wednesday, February 1, 2012

¿Y vos, tuviste una Primicia?

Una amiga que se va de viaje cuenta que se compró una valija. Pero no cualquier valija: ella se compró una valija Primicia.

Primicia! Noooo, Primicia era la valija para ir a la escuela. La valija que llevaban los chicos grandes. Esos que ya tenían libro de lectura, cuaderno de Comunicaciones y carpeta de Ciencias.

Las pulgas como yo, llevábamos al jardín una bolsita. Volvíamos con nuestros carpetones de dibujos y collages, pero sin valija. La valija, era cosa seria. Cosa de chicos grandes.

Yo amaba mis collages de Plasticola de colores, pero secretamente, les envidiaba la valija. Y si tenías valija, tenía que ser Primicia. La valija escolar por excelencia era la Primicia.

Wednesday, January 25, 2012

¿Peggy? ¿Peggy Sue? ¿Peggy Lee? ¿Peggy y Gustavo?

No me jodan... ¿No era suficiente llamar a René "la rana Gustavo"?. Parece que no, que Miss Piggy, era Miss Peggy.

Frecuentemente me maravillan los esfuerzos por castellanizar los nombres de cuanto producto del espectáculo llega "al otro lado del Alántico", pero esta no la tenía.

Sí, yo sé que en Argentina la conocimos como "la rana René" y que en realidad se llama Kermit. Kermit, un nombre intraducible al español, pero es el que le dieron y con eso a mí me basta.

Según parece, Kemit se convirtió en René en México. Me pregunto quién habrá elegido llamarlo René, o por qué no, Gustavo. O Javier. O Lázaro. O la rana Ruperto. Daba lo mismo.

Ahora, ¿Miss Peggy? ¿Eh? Si Piggy hace alusión a sus cualidades porcinas y no es admisible por ser un vocablo anglo, ¿me pueden explicar por qué Peggy sí?

Tuesday, January 10, 2012

Y también es morirse de amor...

Hace un año, se murió María Elena Walsh. La que pobló nuestra infancia de colores y poesía.

Hoy la recuerdo con uno de sus temas adultos, ese que me roba el corazón cada vez que voy y vuelvo de Buenos Aires.

La flauta del afilador, la Plaza Lavalle, la chica que piensa en inglés y soñar con el mar desde el río.

Pero más que nada: "y también es morirse de amor un otoño en el Parque Lezama".

Un día, alguien prometió llevarme y yo morí de amor, nomás. Pero nunca llegué al Parque. ¿Alguien me lleva?

Una vez y otra vez cantaremos la fiel serenata,
díganme dónde está, cómo es, Buenos Aires la Reina del Plata.